A la rubia le cuesta un poquito más llegar al orgasmo que a la morena, pero estas dos tetonas acaban corriéndose juntas en la bañera, después de haberse dado un relajante baño de espuma. Entonces es cuando se sientan en el borde de la misma y comienzan a sobarse el clítoris cada una a sí misma.