La presentan en la sala de rodaje, pero todavía no tiene claro si presentarse al casting porno para realizar una película de sexo. Pero en cuanto ven el fajo de billetes que se va a llevar a su casa las chicas negras, no lo dudan. Acepta sin rechistar y hace todo lo que le piden en la cama.