Esto es un auténtico dilema. No se si me gustan más las tetas tan preciosas que tiene esta rubia, tan grandes y redonditas, o me gustan más las mamadas tan golosas que hace. Y es que con las mamadas se obtiene mucho placer en la polla, pero con la visión de las tetas, mucho placer para la vista.