En fiestas de este tipo donde las chicas vienen a celebrar sus cumpleaños o las fiestas de despedidas de soltera, es donde hay más vicio y los strippers reciben más mamadas que nunca. Se ponen las botas ante la avalancha de mujeres viciosas que quieren chupar polla y tocar culo. Muchas de ellas, hacía tiempo que no habían tocado culos tan duros.