Qué hermosura era esta jovencita a la que me follé. Lo único que su madre no me quería dejar follar con ella porque se pensaba que yo le haría algo de daño. El requisito que me puso es que ella estuviera presente en la follada y que de vez en cuando pudiera también participar. Yo no me negué al polvo incesto.