De los chinos y japoneses en general, te puedes esperar cualquier cosa. Desde que les destrocen el coño a las chicas con enormes aparatos sexuales que funcionan a pilas a que se follen a sus propias hijas montándose unos incestos que aquí, nosotros, nos escandalizaríamos de lo que vemos.