La camarera está tan sola ante la falta de clientes, que cuando llega alguno, los trata muy bien para que se queden mucho rato y le den conversación. Lo que pasa es que estos dos tios están dispuestos a darle algo más que conversación. Concretamente dos corridas que nunca olvidará. Y a los clientes las copas les salieron gratis.