Todas estas culonas se han apuntado a última hora a una fiesta nocturna que, en principio, no iba a celebrarse por no tener lugar donde hacerlo. Pero a finales de la tarde, encuentran una casa libre donde montar la orgía y se llevan la bebida con las rodajas de naranja y limon para beber buena cantidad de chupitos hasta desmadrarse.